El programa de vigilancia telefónica masiva e indiscriminada, que evidenció el alertador Edward Snowden en 2013, fue declarada como ilegal, ya que viola la Cuarta Enmienda de la Constitución y la Ley de Vigilancia e Inteligencia Exterior, de acuerdo con una sentencia de una corte de apelaciones de Estados Unidos, informó el diario The Guardian.

La determinación se dio siete años después que el excontratista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) reveló la existencia de este programa que recolectaba de manera masiva e indiscriminada los metadatos de las llamadas telefónicas de millones de personas en EE.UU. Según el gobierno, todos estos datos eran relevantes para sus investigaciones sobre terrorismo, lo que fue tajantemente rechazado por la corte.

Incluso, la sentencia señaló que el programa de la NSA es probablemente inconstitucional y rechazó en definitiva el argumento de la agencia de que este programa era constitucionalmente indistinguible de los registros de llamadas (pen register), que en el pasado han sido sostenidos por la Corte Suprema de este país.

Para el director de litigio del Instituto Knight de Columbia ─y quien representó a la Unión Americana por las Libertades Civiles en este juicio─ Alex Abdo, la resolución es muy significativa, ya que reconoce que las invasiones a la privacidad que aparentan ser mínimas en lo individual pueden ser inconstitucionales al sumarse.

Para Abdo, la tecnología actual permite saber mucho de las personas ─aunque en apariencia solo se tengan piezas aisladas de información─ debido a que se tienen en conjunto enormes cantidades de datos para llevar a cabo deducciones muy importantes sobre la vida de las personas

El litigante también destacó que la sentencia señala la obligación de una notificación por parte del gobierno a los acusados ​​penales procesados ​​con pruebas obtenidas por la vigilancia de la NSA, ya que es el único tipo de control judicial que existe al ejercer. Finalmente, reconoce el abogado, este tipo de hitos en la privacidad no serían posibles de no ser por el ejercicio de personas alertadoras, como Snowden o Manning.

“El trabajo para frenar la exagerada vigilancia de la NSA está lejos de terminar, pero vale la pena tomar un momento para considerar que prácticamente todo el progreso que se ha hecho llegó debido a las revelaciones criminalizadas por la Ley [de Espionaje] que no hace ninguna excepciona las revelaciones hechas por el interés público”, sentencia.


Imagen Electronic Frontier Foundation (CC BY 2.0)