La Policía del Condado de Lincolnshire, en Inglaterra, busca probar un nuevo sistema de reconocimiento facial que supuestamente es capaz de reconocer expresiones faciales y emociones, informó The Next Web.

Esta prueba se realizará con financiamiento del Ministerio del Interior, que, de acuerdo con organizaciones civiles locales, está utilizando grandes cantidades de recursos para expandir sin importar las violaciones a los derechos humanos la capacidad de vigilancia del Estado.

Según los medios, la policía informó que todo el material de video utilizado en la prueba será borrado tras 31 días y que se llevarán a cabo evaluaciones sobre su posible impacto en los derechos humanos y la privacidad antes de llevarse a cabo; sin embargo, no se sabe si las personas tendrán derecho a no participar en la prueba y qué salvaguardas tendrá para los datos personales de quienes lo hagan.

Igualmente, no existe información disponible para el público sobre cómo funciona el sistema de detección de emociones, ya que como se ha demostrado, actualmente hay poca o nula evidencia de que se pueda inferir con confianza el estado emocional de otras personas a partir de un conjunto de movimientos faciales.

“Al mismo tiempo que se comienzan a desplegar estas tecnologías, existe una gran cantidad de estudios que están mostrando que no hay evidencia sustancial de que haya una relación consistente entre cómo te sientes y cómo se ve tu rostro”, explicó la profesora Kate Crawford a la BBC.

La prueba del nuevo sistema está en mayor entredicho cuando recientemente un tribunal de apelaciones determinó que el uso de un sistema de reconocimiento facial en el Reino Unido había sido ilegal, por su falta de transparencia y falta de información sobre su efectividad.

Algunos de los rubros que específicamente señaló la sentencia es que no la policía no había comprobado que el sistema no tuviera sesgos sobre sexo o etnia, ni existían lineamientos claros sobre las personas que habían sido incluidas en las listas de “personas de interés” de la policía, en este caso, del Sur de Gales.


Imagen de fotologic (CC BY 2.0)