El máximo tribunal constitucional francés, el Consejo Constitucional de Francia, determinó que la mayor parte de la Propuesta de Ley nº 388, mejor conocida como la Ley Avia, es inconstitucional, por lo que declaró como inválidos varias provisiones clave en esta iniciativa, informó la organización Artículo 19.

La Ley Avia para la supuesta regulación del contenido de odio en línea, obligaría a los plataformas de Internet, como buscadores y redes sociales, entre otras páginas y apps, a retirar contenido “manifiestamente ilegal” identificado como discurso de odio, además de un amplio rango de otros tipos, durante las 24 horas a su notificación, so pena de fuertes multas.

En su momento organizaciones de sociedad civil y parlamentarios franceses advirtieron que al depositar la responsabilidad en los intermediarios de Internet se estaba incentivando a la remoción de contenidos, ya que estos no desearían arriesgarse a enfrentar sanciones monetarias por “fallas sistémicas para cooperar con las autoridades” de hasta 4 por ciento de sus ganancias globales.

Incluso la Comisión Nacional de Consulta de los Derechos Humanos de Francia, advirtió que la ley era inadecuada y desproporcionada, además de representar riesgos para las libertades fundamentales, como la libertad de expresión.

La directora senior de Ley y Políticas de Artículo 19, Barbora Bukovska, consideró la determinación del Consejo como una victoria para la libertad de expresión y reiteró que la ley representaba la consolidación de los poderes de censura privados en Francia.

“El gobierno de Francia falló en escuchar las preocupaciones de las organizaciones de libertad de expresión. Acogemos la decisión del Consejo, que ayudarán a proteger el discurso en línea en Francia. También esperamos que en el futuro se sigan fuertes salvaguardas a la libertad de expresión para cualquier plan potencial de regulación de redes sociales en Francia como parte de la Ley de Servicios Digitales de la Unión Europea, donde es probable que surjan problemas similares”, explicó Bukovska.


Imagen de Pexels