Ante los desafíos que plantea la pandemia de COVID-19, la organización Creative Commons ha hecho un llamado para incrementar las políticas de acceso abierto a nivel mundial. La situación ha mostrado la necesidad de contar con un acceso rápido, irrestricto y “en los términos más abiertos posibles” a las investigaciones científicas y materiales educativos sobre la enfermedad.

Por ejemplo, un padecimiento que era completamente desconocido hasta su brote, ahora tiene ahora una presencia global y es imposible que un solo gobierno o institución se encargue de enfrentar esta crisis en soledad. Una primera muestra de este acceso abierto al conocimiento se dio en China, cuyos investigadores compartieron información crítica sobre la naturaleza de este virus desde principios de 2020.

La crisis ha provocado que científicos y gobiernos de todo el mundo pidan que las editoriales liberen bajo acceso abierto la información que tienen sobre el nuevo coronavirus. Sellos como Elsevier, The Lancet y Springer Nature han comenzado a retirar los muros de pago de sus artículos relacionados con Covid-19. Asimismo, distintos e importantes medios de todo el mundo, como The New York Times, The Washington Post, O Globo, Clarín, entre otros, también han abierto sus contenidos sobre esta enfermedad.

Este momento debe servir también para que agencias y organizaciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud pongan a disposición de manera abierta y sin ninguna restricción los materiales educativos que publican, ya que esto sería consistente con su misión pública y mandato, más allá de la emergencia, señala Creative Commons.

Para Michael Eisen, biólogo de la Universidad de Berkeley y editor de la publicación científica de acceso abierto eLife, esto es algo que se tendría que haber hecho desde hace mucho tiempo.

“Por supuesto esta debería ser la opción por defecto para TODA la ciencia, no solamente para la ciencia sobre COVID-19, y tendría que haber sido el estándar desde hace 25 años. Me alegra ver que está sucediendo ahora”, explicó Eisen a la revista Wired.


Imagen de Wikimedia Commons (CC BY-SA 4.0)