Google amasó millones de registros médicos de pacientes de 21 estados de Estados Unidos de parte de un proveedor de cuidados médicos, sin el conocimiento del personal o de los pacientes, informó un reportaje publicado en el diario The Wall Street Journal.

La base de datos, conocida como “Project Nightingale”, contenía una gran cantidad de datos sensibles de las y los pacientes; cerca de 150 empleados de Google pudieron tener acceso a su información. Asimismo, existe preocupación de que algunos empleados de Google pudieron haber descargado algunos de estos datos.

Estos registros, provenientes de la empresa Ascencion, contienen resultados de laboratorio, diagnósticos de doctores, registros de hospitalización, además de la historia médica completa, incluyendo nombre y fecha de nacimiento de pacientes. Los datos serían utilizados por Google para proveer servicios personalizados a pacientes a través de inteligencia artificial y aprendizaje automatizado.

En los últimos años los gigantes de la tecnología están enfocándose en el área de los cuidados médicos. De acuerdo con la compañía de tecnología, el acuerdo para la recolección de estos datos es estándar de la industria y permite utilizar la información sin tener que notificar a pacientes, quienes desconocen por completo el tratamiento que se le da a sus datos.

Este no es el primer escándalo de este tipo en que Google se ve involucrada. En 2017, se le acusó de acceder ilegítimamente a cientos de miles de registros médicos a través del Centro Médico de la Universidad de Chicago.

La compañía ha asegurado que ha usado la información para el desarrollo de herramientas de aprendizaje automático e inteligencia artificial capaces de predecir eventos médicos como la estadía de un paciente o el deterioro de su salud.

Ascencion también respondió a las revelaciones asegurando que el tratamiento de información se hacía con una robusta seguridad informática y con estrictos requisitos para su manejo. Además, Google señaló que la información obtenida por Ascencion no puede ser utilizada por otro propósito que proveer los servicios bajo el acuerdo y no puede ser combinada con otra información los de consumidores.


Imagen de Presidencia de la República Mexicana (CC BY 2.0)