Cerca de una treintenta de organizaciones que defienden los derechos digitales en América, entre las que se encuentra R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales, expresaron su rechazo a las presiones de países como Estados Unidos, Australia y Reino Unido para que empresas como WhatsApp (Facebook) debiliten el cifrado extremo a extremo en sus servicios de mensajería.

Este cifrado permite a millones de personas alrededor del mundo disfrutar de sus comunicaciones de forma más privada y segura, por lo que ayuda a fomentar y garantizar el ejercicio de derechos como el de la privacidad, libertad de expresión y acceso a la información en nuestras sociedades.

Las organizaciones señalan su preocupación de que los gobiernos de Latinoamérica sigan el ejemplo de las nombradas potencias mundiales y busquen crear sus propias iniciativas que debiliten el cifrado,

En el subcontinente existen ejemplos recientes para mostrar la necesidad de que las personas gocen, en cambio, de garantías al ejercicio de estos derechos y su protección por parte de los estados, como los recientes casos de espionaje en México y Panamá a personas que defienden derechos humanos, disidentes y activistas con el malware Pegasus o los bloqueos de la aplicación WhatsApp en Brasil, en años recientes, como represalia por no romper su cifrado ante presiones del sistema judicial.

“Así como la seguridad en las calles es un tema importante, creemos también que lo debe ser la seguridad en el Internet. El cifrado permite que todas y todos nos podamos comunicar sin miedo a ser leídos, escuchados o perseguidos”, consideran las firmantes.

Investigar e impartir justicia son fines legítimos de los estados, sin embargo, existe un falso dilema entre la privacidad y la seguridad. Habilitar mecanismos como las “puertas traseras”, alertan las organizaciones, constituyen un grave peligro para nuestra seguridad, integridad y privacidad en línea. Primero se deben garantizar que los procedimientos gubernamentales respeten y garanticen los derechos humanos y las protecciones que otorgan los distintos marcos legales.


Imagen de Pexels