Apple ha cancelado su programa para mejorar el procesamiento de voz de su asistente inteligente Siri que utilizaba a trabajadores humanos, tras revelarse que contratistas de la empresa escuchaban los audios privados de usuarios que eran grabados por los dispositivos.

De acuerdo con una investigación de The Guardian, los trabajadores independientes de Apple escuchaban apenas menos del uno por ciento diario de las activaciones de Siri y apenas durante unos segundos; sin embargo, entre estos audios se encontraba información sensible, como datos médicos, actividades criminales e incluso actos sexuales.

Estas preocupaciones se incrementan debido a la posibilidad de que la información, por pequeña que pueda ser, sea utilizada con objetivos maliciosos, debido a la gran cantidad de nuevas contrataciones que había hecho la empresa para los procesos de transcripción, muchas de éstas sin estrictos procesos de control.

Al igual que otras empresas, como Amazon y Microsoft, Apple no había informado a sus usuarios que en estos procesos de mejoramiento del procesamiento de voz de Siri intervinieran trabajadores humanos; en respuesta a las fuertes críticas recibidas tras las revelaciones, la empresa despidió a 300 contratistas en Irlanda, por lo que podría tratarse del fin del programa en su totalidad.

En un comunicado publicado el 28 de agosto, Apple aseguró que hará varios cambios a Siri y a su funcionamiento para tener un mayor estándar de privacidad, como no retener las grabaciones de interacciones de Siri y solo utilizar transcripciones generadas por computadora para mejorar al asistente.

Además, los usuarios de Apple podrán optar por no participar en el programa para mejorar a Siri y, finalmente, para quienes sí elijan participar en el mejoramiento de Siri, la empresa asegura que solo utilizará empleados dentro de la empresa para escuchar los fragmentos de audio de las interacciones con Siri y se borrarán todas las grabaciones de activaciones accidentales del asistente.


Imagen de Pxhere