El gobierno de los Estados Unidos, a través de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP,) ha vigilado a tres personas que han realizado actividades relacionadas con ayuda humanitaria para personas migrantes en la zona fronteriza entre EE.UU. y México , acusa la Unión Americana de Derechos Civiles (ACLU) en una denuncia recientemente presentada ante una corte de Los Ángeles.

Las actividades de vigilancia de la CBP habrían interferido con la vida de las tres personas (Erika Pinheiro, Nora Phillips y Nathaniel Dennison) y también obstaculizado sus esfuerzos de ayuda al evitarles regresar a México. En el caso de Pinheiro, fundadora de la organización Al Otro Lado, fue detenida en Tijuana y deportada a San Diego, sin importar que su pareja y su hijo estuvieran en México, y no pudo regresar al país durante un mes, informó el diario The Guardian.

En otro caso, Nathaniel Dennison, quien dirige una organización que trabaja con jóvenes documentalistas, fue detenido en la frontera de San Diego-Tijuana en enero de 2019 y fue interrogado por las autoridades estadounidenses por sus participación en protestas y su activismo. Las autoridades confiscaron su visa mexicana y fue obligado a regresar a California. Desde entonces, no ha podido viajar ni obtener donaciones para su trabajo fílmico.

Los tres casos se basan en una lista filtrada a los medios con 50 personas objetivo para la CBP, que presuntamente habían ayudado con las caravanas de personas que buscaban llegar a EE.UU. a finales de 2018. Esta vigilancia es inconstitucional, de acuerdo con ACLU, que ha demandado al gobierno limpiar los registros obtenidos ilegalmente y detener cualquier vigilancia e investigaciones sobre las personas y actividades de las demandantes.

“Es muy preocupante. Muestra un uso armamentístico de la vigilancia en formas a las que no estamos acostumbrados. Los recursos utilizados para criminalizar a estas personas que simplemente están tratando de ayudar a personas migrantes son recursos que desesperadamente necesitamos usar para realmente ayudar a estos individuos y proveerles con refugio”, aseguró el abogado de ACLU, Mohammad Tajsar.


Imagen de Jonathan McIntosh (CC BY 2.0)