El uso de herramientas de vigilancia para identificar a manifestantes en Hong Kong ha provocado que miles de ellos protejan su identidad de los sistemas de reconocimiento facial a través del uso de máscaras o punteros láser.

China se encuentra a la vanguardia de los sistemas intrusivos de vigilancia en el mundo y el gobierno de Hong Kong no se ha quedado atrás, ya que cuenta con una vasta red de cámaras y tecnología de reconocimiento facial y otras herramientas que han aumentado de manera significativa sus capacidades en este ámbito, informó The New York Times.

Las recientes protestas en esta región han llevado a una escalada de las tácticas de las autoridades, lo que ha llevado a policías antimotines a incluso cargar con cámaras instaladas en postes durante enfrentamientos con los manifestantes.

Sin embargo, los protestantes están respondiendo: recientemente, un video se ha vuelto famoso en Internet por mostrar a un grupo de personas protegiéndose de las cámaras de reconocimiento facial de la policía utilizando decenas de punteros láser. Además, abundan las imágenes de manifestantes pintando o bloqueando lentes de cámaras instaladas en las calles o en oficinas del gobierno local.

Las autoridades locales también parecen estar utilizando otra clase de métodos tecnológicos para vigilar y rastrear a líderes de las protestas, que han llevado incluso a arrestos vinculados a la administración de grupos de Telegram, como el canal “Dadfindboy”, un foro en el que se hace doxxing de la información personal de oficiales de policía.

El canal fue creado a principios de julio y apenas 11 días después, un hombre identificado como Colin Cheung fue detenido en un centro comercial acusado de ser el administrador y creador de Dadfindboy. Cheung narró a The New York Times cómo los policías que lo arrestaron trataron de obligarlo a desbloquear su teléfono con reconocimiento facial y además utilizaron un programa contenido en una USB para acceder sin autorización a sus computadoras y robar su información.


Imagen de Studio Incendo (CC BY 2.0)