Un conjunto de organizaciones de derechos digitales y humanos del continente exigieron al gobierno de Honduras que no apruebe la iniciativa de Ley que Regula los Actos de Odio y Discriminación en Redes Sociales e Internet ya que representa un peligro para la libertad de expresión y los derechos humanos en el país centroamericano.

De acuerdo con un comunicado firmado por organizaciones de todo el continente, entre estas R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales, las medidas contempladas en la iniciativa de ley vulneran los principios de proporcionalidad, legalidad y necesidad que se requieren para evitar abusos y arbitrariedades contra la libertad de expresión.

La iniciativa propone que sean terceros, “actores de Internet” quienes decidan qué contenidos o sitios están violando la ley y los sancionen, con acciones que incluyen el bloqueo de los servicios o sitios, un acto constitutivo de censura.

Como lo afirman las organizaciones, en un país democrático la facultad de determinar si un contenido es legal y la obligación de tomar decisiones de censura corresponden a los tribunales de justicia.

Un procedimiento de este tipo, sin legitimidad legal ni controles democráticos es una restricción desproporcionada e innecesaria de la libertad de expresión; e incumple con estándares mínimos de Derechos Humanos.

“Las medidas desproporcionadas de censura de contenido e información en Internet pone en riesgo el ejercicio de la libertad de expresión de activistas, defensores de Derechos Humanos, opositores y de la población hondureña en general, que es fundamental para la existencia de una sociedad democrática.”, advierten las organizaciones.

Por estas razones, los firmantes expresan su rechazo total a la posible aprobación de la ley y manifestaron su preocupación por el contexto político social que vive el país, especialmente en el respeto a las garantías ciudadanas y a los derechos humanos.


Imagen original de Nicolas Raymond: Honduras Grunge Flag