La jueza paraguaya Gizella Palumbo otorgó un amparo contra la publicación de una imagen de un chat grupal con mensajes misóginos y lesbofóbicos, en la que incluso se amenazaba la periodista Karen Ovando con violarla para “corregir” su sexualidad.

Esta imagen fue difundida por la organización TEDIC para denunciar la violencia machista que las mujeres sufren en Internet. En respuesta, Raúl Enrique Gómez Riquelme, uno de los participantes en esa conversación, presentó un amparo para que la imagen fuese retirada para proteger su “honor, reputación, intimidad, dignidad, imagen e inviolabilidad [de su] comunicación privada”

La resolución de la jueza, en favor del demandante, argumenta que la imagen se debe retirar porque puede “seguir siendo objeto de malas interpretaciones por parte de los usuarios de la red”, además de que el debate que se generó en torno a la violencia de género fue “insustancioso”.

En un artículo de opinión, Paz Peña y Francisco Vera, ex integrantes de la ONG Derechos Digitales, explican que la resolución de la jueza ignora el interés público detrás de que se haya desvelado la conversación y no se puede sustentar en una violación a la libertad de expresión, ya que la conversación fue legítimamente obtenida por la periodista, quien estaba en el chat.

Machitroll1

“¿Que víctima de violencia de género se atreverá ahora a denunciar si la justicia terminará protegiendo al victimario?”, denuncian Peña y Vera.

Por su parte, TEDIC aseguró que inteprondrá un recurso de apelación en contra de la resolución de la jueza, por contener errores de forma y por ignorar el interés público sobre el caso.

“Esta resolución deja un nefasto precedente en la lucha local y global por la libertad de expresión y la erradicación de la violencia de género, además de tener un posible impacto en el trabajo de organizaciones de derechos humanos, medios de comunicación y otros espacios que sirven como canales de denuncia y visibilización.”, advierte la organización paraguaya.


Imagen de TEDIC.