Hace un año, más de mil 500 correos electrónicos y 400 GB de información de la empresa italiana Hacking Team, dedicada a la venta de software para vigilancia, fueron hechos públicos.

Entre los hallazgos que arrojó la filtración de datos, se reveló que el gobierno mexicano gastó 5 millones 808 mil 875 euros en software para vigilancia ilegal entre 2010 y 2015, convirtiéndose en el principal comprador de la firma.

Entre los clientes mexicanos de Hacking Team están entidades tan diversas como la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), Petróleos Mexicanos o el Centro de Investigación y Seguridad Nacional, así como el gobierno de 16 estados, entre los que se destacan Puebla, Querétaro y Jalisco.

La gran mayoría de las dependencias y gobiernos que contrataron esta tecnología, no están facultadas por la ley para intervenir comunicaciones privadas. Solo la autoridad judicial federal, a petición de los ministerios públicos locales u otras entidades, puede llevarlo a cabo.

Además, el software malicioso conocido como Remote Control System o Galileo, que el que adquirieron la mayoría de las dependencias, es altamente invasivo, ya que permite extraer información de dispositivos e incluso tomar el control de estos una vez infectados.

En su momento, el gobierno mexicano negó las compras, asegurando que las compras habían sido realizadas por la administración federal anterior. Sin embargo, dos facturas fechadas el 11 de marzo de 2014 y el 24 de abril de 2015 demostraron lo contrario.

Galileo fue utilizado en México para violar derechos humanos de sus ciudadanos: la SEDENA espió a 600 personas a través de teléfonos y computadoras, con un costo de 66 millones de pesos; mientras que el gobierno poblano de Rafael Moreno Valle espió a contrincantes políticos, de su propio partido, en 2013 y 2014.

Todas estas actividades fueron realizadas lejos del escrutinio público y en completa secrecía, en lo que constituye aún la mayor prueba de la vigilancia estatal en los últimos años en México.

La filtración también tuvo fuertes repercusiones para Hacking Team, a quien el gobierno italiano le retiró el permiso de exportación global, por lo que no podrá vender tan fácilmente su software a regímenes no democráticos y represivos para que sean usados en actos violatorios de los derechos humanos.

Aunque en apariencia durmiente, investigadores han denunciado posible actividad de su software a nivel global, fue encontrado a finales de 2015 en computadoras Mac; además, de que existe evidencia de que Galileo recibió comandos a inicios de 2016.


Captura de pantalla de Hacking Team Commercial: Galileo.