Un juez de distrito en California ha decidido declarar como inválido el registro de copyright de la canción Happy Birthday, ostentado por Warner/Chappell hasta ahora. De este modo, la canción queda dentro del dominio público, por lo que podrá ser reproducida libremente sin necesidad del pago de regalías.

El juez George H. King determinó que Happy Birthday estaba en el dominio público en 1922, 13 años de que fuera registrada bajo copyright por The Summy Company. Warner/Chappel adquirió los derechos de Happy Birthday en 1988, obteniendo ingresos aproximados anuales por dos millones de dólares por la explotación comercial de la canción.

Puedes saber más sobre el caso en The Atlantic.