El futuro del voto por Internet (VPI) en México merece una discusión abierta en que toda la información esté al alcance de las y los mexicanos, indicó Vladimir Chorny, investigador de R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales, durante su participación en la mesa “Democracia y Tecnología” del ciclo “Voces y democracia”, organizada por la Escuela Judicial Electoral del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Para el investigador, uno de los principales problemas en la discusión sobre los sistema de voto por Internet en México es que no incluyen la dimensión tecnológica, central para evaluar los riesgos y posibilidades de fraude. Por esta razón, consideró que incluso si se confía plenamente en la autoridad electoral, los problemas relacionados con esta parte no van a desaparecer.

El voto por Internet rompe un principio fundamental de nuestras elecciones y es que se basan en evidencia; los resultados se vuelven imposibles de verificar debido a que no deja prueba material (papeletas o recibos) a la que podamos acudir para verificar el sentido de la votación, advirtió Chorny, autor del libro El voto por Internet en México: La libertad y secrecía del voto condicionadas.

El investigador remarcó que esto alienta a que un actor malicioso pueda borrar sus rastros, ya que si se altera de alguna forma la información ─sea por un hackeo o con la intención de cometer un fraude─ no va a haber rastro material.

Estos riesgos existen en todos los sistemas de voto por Internet, pero en el caso de México, no se ha cumplido con el derecho de acceso a la información de la población para poder evaluar estos peligros.

Por ejemplo, la auditoría sobre el sistema que aprobó el INE encontró 123 hallazgos sobre seguridad (2 graves y 11 moderados), así como 200 sobre no aplicabilidad de la normativa electoral; sin embargo, el Instituto clasificó dicha información como reservada por 5 años, por lo que no se sabe cuáles son.

Chorny subrayó que es necesario un cambio en el discurso oficial. “La sociedad requiere de toda la información para tener una discusión sobre su uso de cara a las elecciones y ante una posible reforma electoral”, concluyó.


Imagen de Luis Miguel Rionda (CC BY-NC-SA 2.0)