La plataforma Zoom anunció que solamente las y los usuarios de paga contarán con cifrado de extremo a extremo en sus videollamadas, en parte para permitir que autoridades puedan revisar estas comunicaciones, según dijo su presidente Eric Yuan.

“[A los] usuarios gratuitos, definitivamente no queremos darles eso, porque también queremos trabajar en conjunto con el FBI, autoridades de impartición de justicia locales y, en algunos casos, las personas usan Zoom con malos propósitos”, dijo Yuan en un encuentro con inversionistas, informó el medio digital The Verge.

Recientemente, Zoom había anunciado que estaba trabajando para implementar este tipo de cifrado en su plataforma, la cual ganó una enorme popularidad a raíz del confinamiento por la pandemia de COVID-19, ya que había recibido fuertes críticas por su falta de seguridad y privacidad.

La decisión de no implementar un cifrado universal para todos sus usuarios forma parte de una disputa permanente entre autoridades estadounidenses y el cifrado en las comunicaciones, que rechazan bajo el argumento de “quedar a ciegas” ante delitos que se planean o ejecutan en línea, incluso atentados terroristas.

Para organizaciones que defienden los derechos digitales, un cifrado fuerte es de suma importancia para grupos discriminados, perseguidos o que quieren preservar su seguridad y privacidad en línea, por la naturaleza de su profesión, como activistas y periodistas.

De nuevo, el derecho a la privacidad queda limitado únicamente para aquellos que pueden pagarlo, dejando de lado a cientos de miles de personas que no tienen la capacidad económica para contratar el servicio. Zoom, al igual que otras empresas como los fabricantes de teléfonos, ponen la privacidad al servicio del mejor postor y no como una características básica para todas las personas.


Imagen de U.S. Army Reserve