El gobierno chino comenzará a escanear los rostros de las personas que compren una tarjeta SIM o compren nuevos teléfonos móviles, de acuerdo con una ley que entró en vigor el 1 de diciembre para “proteger los derechos legítimos e intereses de ciudadanos en el ciberespacio”.

Esta legislación, informó CNN, se suma a los controles que existen sobre los habitantes de China para el uso de herramientas tecnológicas, incluso Internet, ya que se les pide ligar sus documento de identidad nacional a sus cuentas en líneas como podrían ser correos o redes sociales.

Aunque la política del gobierno chino tiene oficialmente el objetivo de disminuir el fraude en línea, representa graves preocupaciones para la privacidad y seguridad en línea del país más poblado del mundo, miles de millones de personas, quienes usan primordialmente, 85 por ciento, los móviles para navegar en línea.

De acuerdo con Technology Review de MIT, estas regulaciones pueden tener también efectos en otros países de naciones en desarrollo en los que China tiene gran influencia e e incluso en cómo las compañías de tecnología de este país están influenciando el estándar tecnológico para la Organización de las Naciones Unidas.

En la actualidad, el país asiático se ha convertido en el mayor mercado de tecnologías de seguridad y vigilancia del mundo y el reconocimiento facial juega un importante papel de este mercado, con más de 200 millones de cámaras instaladas en todo su territorio, desde aeropuertos hasta oficinas, y con proyecciones de que aumentarán a los 300 millones para el 2020.

Esta información, mal manejada, representa un enorme riesgo para la privacidad de las personas en China, como alertaron especialistas a CNN, ya que los efectos de un robo o fuga de información de este tipo pueden ser “severos y duraderos” para las personas afectadas.

“Los sistemas de seguridad basados en reconocimiento facial, si no son propiamente implementados o asegurados, no solo fallarán en proveer seguridad al público, sino que también infringen la libertad y privacidad de las personas y son una fuente para el abuso”, aseguraron.


Imagen de Pixnio