Trabajadores subcontratados por Microsoft para el servicio de traducción de Skype escuchan conversaciones personales de los usuarios sin que la empresa lo informe, reveló una investigación de Motherboard. Las conversaciones que analizan los trabajadores de Microsoft varían en temas y contenido: desde pláticas casuales o dudas médicas, hasta conversaciones entre parejas.

En 2015, Microsoft integró el servicio de traducción en la app de Skype para llamadas de voz y video. Sin embargo, en ninguna parte de sus términos de uso menciona la posibilidad de que estas conversaciones puedan ser escuchadas por otras personas.

“La gente utiliza Skype para llamar a sus amantes, tener entrevistas de trabajo o conectar con sus familias lejanas. Las compañías deberían ser 100 por ciento transparentes sobre las formas en que se graban las conversaciones y cómo estas grabaciones están siendo usadas”, explicó la líder del programa de explotación de datos de Privacy International, Frederike Kaltheuner.

Microsoft respondió a Motherboard que toma todas las consideraciones de seguridad para cuidar la información de las conversaciones que escuchan los contratistas. No obstante, de acuerdo con uno de estos empleados –cuya identidad se mantuvo en el anonimato– dichas medidas no son ninguna garantía para la privacidad y protección de datos de los usuarios de Skype.

“El hecho de que pueda compartir algo de esto con ustedes [Motherboard] muestra qué tan laxas son las cosas en términos de protección de información de usuarios”, mencionó el entrevistado.

La mayoría de los usuarios presume que sus conversaciones solamente serán escuchadas por algoritmos de inteligencia artificial, sin embargo, las empresas utilizan a empleados (a menudo, subcontratados) para hacer revisiones de control de calidad. Esto implica una brecha de confianza y seguridad sobre el cuidado de la privacidad de las personas, ya que las compañías omiten o desestiman informar a los usuarios sobre esta situación.

Microsoft no es la única gran compañía de tecnología que se ha sido cuestionada por la escucha de conversaciones. En abril de este año, Amazon fue criticada porque sus trabajadores oyen las grabaciones de su asistente Echo; mientras que Google y Apple suspendieron sus programas de revisión de audios de Google Assistant y Siri, respectivamente.


Imagen de secondfromthesun0