Cada día son más comunes las sanciones a Facebook por parte de autoridades de la protección de datos personales y antimonopolio de todo el mundo, pero la más reciente multa –por parte de la agencia italiana contra los monopolios– es la más costosa para la empresa hasta el momento.

Un comunicado de dicha agencia asegura que “la Autoridad ha comprobado que Facebook

“(…) induce a engaños a los usuarios que se registran en la plataforma, sin informarles de manera adecuada e inmediata, durante la activación de la cuenta, de que cobran, con fines comerciales, de los datos suministrados por ellos y, más en general, de los fines rentables que subyacen la prestación del servicio de redes sociales, destacando sólo el servicio gratuito”.

Se ha establecido el monto de diez millones de euros (más de 228 millones de pesos mexicanos) como sanción por la opacidad que la empresa maneja al respecto del uso que da a los datos personales que las y los usuarios proporcionan con el uso de la plataforma. La agencia arguye tres puntos claves en la sentencia:

  • No ser claro al momento de darse de alta acerca de para qué y con qué profundidad se usarán los datos personales con un propósito comercial.
  • Que la empresa hace énfasis en la naturaleza gratuita del servicio y no en su modelo de negocio, ni de qué obtiene a cambio de su uso.
  • Tener un comportamiento agresivo con las y los usuarios al transferir “por default” sus datos a otras empresas.

De acuerdo a un comunicado de Facebook, han trabajado fuertemente para hacer más visibles sus opciones de privacidad y comunicar de manera apropiada su tratamiento de los datos personales de quienes están inscritos, pero esto no logró impedir que el órgano regulador italiano considerara que las opciones de uso de datos personales que más información comparten con terceros estuvieran activadas por defecto y tuvieran que “darse de baja” manualmente.

Aunado a ello, también se le exigió a la compañia publicar en su sitio web y aplicación una disculpa pública por el abuso en el que ha incurrido.