López Obrador promete fin al espionaje gubernamental con fines políticos

Por: R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales  - 17 julio, 2018

El ganador de la elección presidencial, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que con el fin del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), que pasará a ser la nueva Agencia Nacional de Inteligencia, se acabará el espionaje a opositores.

“No utilizar las oficinas de gobierno para espiar, lo mismo con la Fiscalía, no se abrirán expedientes a adversarios. Eso se termina por completo. No actuaremos de manera facciosa. Se van a respetar las garantías de los ciudadanos.”, declaró López Obrador, citado por el diario Excelsior.

El virtual presidente electo narró que durante años él mismo fue víctima del espionaje a opositores del gobierno.

“[…] iba con mi esposa al supermercado, al mercado y ahí iban detrás de mí, íbamos al cine y ahí estaban ellos viendo también la película, o sea, ya eso se termina, la intervención telefónica, cómo se va a estar escuchando las conversaciones, ya no tenemos vida privada, eso ya no va a continuar”, declaró el tabasqueño en conferencia de prensa.

López Obrador presentó, el 15 de julio, un listado de 50 puntos que buscará implementar por la austeridad en el gobierno y para combatir la corrupción, entre estos, la autonomía “en los hechos” de la Fiscalía General y la libertad de acción para la Fiscalía Anticorrupción.

En el punto 40 del proyecto se señala que el próximo gobierno cancelará las labores de espionaje que atenten contra el derecho a la privacidad:

“Se cancelará toda labor de espionaje o intervención telefónica que afecte el derecho a la privacidad de las personas; el sistema de inteligencia del gobierno estará sólo dedicado a la prevención de delitos y al combate a la delincuencia.”, de acuerdo con Animal Político.

En junio de 2017, organizaciones de la sociedad civil denunciaron que el gobierno mexicano habría utilizado el malware Pegasus para espiar al menos a 20 periodistas, activistas y personas defensoras de derechos humanos que eran incómodas para el gobierno de Enrique Peña Nieto, el caso es conocido como Gobierno Espía y hasta la fecha solo prevalece la impunidad.

Los relatores para la libertad de expresión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), David Kaye y Edison Lanza, respectivamente, emitieron dos recomendaciones al gobierno mexicano para atender el caso tras su visita a México en 2017:

“Asegurar la independencia de la investigación sobre la compra y uso de malware (incluyendo ‘Pegasus’) para vigilar periodistas, activistas y defensores de derechos humanos.

“Establecer un marco legal para proteger a las personas ante interferencias arbitrarias y/o clandestinas en su privacidad, incluyendo la protección de sus fuentes periodísticas, en línea con los estándares internacionales en la materia. Deberían ser establecidos controles judiciales y garantías para las agencias que llevan a cabo vigilancia, dentro de las limitaciones permisibles para una sociedad democrática. México debería considerar crear un órgano independiente para supervisar de manera efectiva las tareas de vigilancia del Estado.”, se puede leer en su reporte preliminar.


Imagen original de Protoplasmakid: Andrés Manuel López Obrador en un mitin en el Ángel de la Independencia, por la toma de protesta de Enrique Peña Nieto.

Los Comentarios están cerrados.